Nº 11 LAS GORGUERAS

Infanta Isabel Clara Eugenia.1599.Juan Pantoja. Alte pinakothek Munich.

Las famosas gorgueras se empezaron a usar en el siglo XIV, cubrían todo el cuello hasta el nacimiento del cabello, se hacían de gasa o muselina muy fina que transparentaba y con unos pliegues muy pequeños en el extremo superior que solían ceñirse con una cadenilla de oro.

La gorguera es un ejemplo del componente "jerárquico"del vestido, era una señal de privilegio, de persona que no tenía necesidad de trabajar, incluso la posición de la cabeza era de altivez y menosprecio.La moda se hacía para la gente rica que tenía que lucir telas muy ricas, brocados de oro y plata, terciopelos y muchos adornos.El coste de la gorguera era carísimo porque las puntillas de bolillos tenían tal diámetro que incluso hubo que alargar el mango de las cucharas para que sus usuarios pudieran comer y también sirvió para generalizar el uso del tenedor que se utilizó por miedo de mancharla.

Isabel de Portugal. Tiziano.1548.

Maria de Médici.Alessandro Allori.1555.

A finales del siglo XV se llevaban llenas de perlas, el uso que se le daba a la gorguera era la de cuello de camisa y a principios del siglo XVI es cuando adquieren la mayor importancia con su forma típica de cuello rizado y escarolado extendiéndose su uso también a los caballeros.

Retrato de Johan Cristoph Gugel, noble alemán. Anónimo.Escuela de Nuremberg.1630.

Cristina de Lorraine, filla petita de Catalina de Médici. 1588.

En España hasta el reinado de Felipe III la gorguera era pequeña y sobresalía del vestido formando una, dos y a veces tres tiras encañonadas: la forma de estos pliegues tubulares se conseguían introduciendo unos palos que servían de carcasa hasta que la tela almidonada se secaba y adquiría consistencia, entonces se sacaban los palos.

En los otros países europeos las gorgueras fueron más grandes que las españolas. Se hacían con tela de Holanda haciendo unas ondas que se parecían a las rizadas escarolas; a cada pliegue se le llamaba abanillo o abanico y en cada punta de la hilera había unos cordoncillos de manera que si se tiraba de esos cordones se juntaban los abanillos y al dejarlos ir se aflojaban.

El almidonado , que también estaba mal visto por la Iglesia, como señal de vanidad,permitió a la gorguera prescindir de los alambres o palitos "apuntaladores" para mantener abiertos los abanillos. A finales del siglo XVI es cuando la gorguera tiene su máximo esplendor con un lujo de puntillas blondas y joyas exagerado.

En tiempos de Felipe IV las autoridades públicas mediante las leyes suntuarias prohibieron el uso de las blondas ,puntillas y el exceso de lujo en los vestidos haciéndose la gorgueras cada vez más pequeñas en Francia y en Inglaterra pero no en los Países Bajos. También se llegó a regular el precio del lavado y planchado de estos cuellos, así los Alcaldes de la Casa y Corte del rey Felipe III hicieron un bando:

..."que todas las personas que abren cuellos en esta Corte no pueden llevar ni lleven por cada cuello que les dieren sucio para que lo laven y almidonen....más de diez maravedíes". También se prohibió que los cuellos llevasen el color azul añil.

Se dispone de un testimonio escrito sobre la existencia de las "almidonadoras" de los Reyes, Príncipes e Infantes de la casa de los Habsburgo;el personal que trabajaba al servicio de la monarquía tenía un reglamento que se fijó por primera vez el año 1579 ( Etiquetas de !579 )y estuvo en vigor hasta bien entrado el siglo XVIII.

El personal estaba jerarquizado desde el "Mayordomo Mayor" en el caso del Rey o "Camarera Mayor" en el caso de la Reina hasta los oficios de manos que eran todos los dedicados a dar una apariencia regia a los diferentes miembros de la monarquia. Transcribimos el siguiente texto que dice así: "dentro del personal de la Cámara hay funciones que no mencionan las Etiquetas porque estarían dentro del trabajo como mozas y que hoy nos resultan curiosas porque en unos casos han desaparecido, como la de "cunadora" o la de "almidonadora"

El año 1729, Bárbara Fleuri, almidonadora de corps de los infantes D. Fernando y D. Felipe (hijos de Felipe V ) reclama el mismo sueldo que la de la reina. A su cargo corre el gasto de carbón,agua,la compostura de los encajes y advierte que los infantes han crecido y con ellos su trabajo que ahora es mayor. La "almidonadora" de S.M. cobra al año de sueldo 20.832 reales ( 18.600 por goce de almidón u 2.232 como goce de porta-muebles) y la de "corps" 13.092 reales ( 4.092 de ración y 9.000 de sobresueldo por ser francesa) !!!

En Francia y en Italia se llevaron las gorgueras con armadura más grandes que las españolas y las mujeres las llevaban muy exageradas en forma de abanico, enmarcando la cara por la barbilla y haciendo unos festones con los picos de las blondas y los hombres las llevaban redondas y también encañonadas. estos cambios se produjeron en toda Europa y sobretodo fueron Francia e Italia las promotoras de estos cambios.

El planchado y almidonado de las gorgueras requería una gran habilidad e incluso se llegó a crear un oficio específico de su tratamiento: fue el oficio de "abridor" que era el que abría y hacia los agujeros, uno a uno para que quedasen vacíos.

Grabado holandés anónimo, siglo XVII. Rijksmuseum.

The monkey Laundry. Pieter-van-der-borcht. 1559-1560. British Museum.

Hierbey Soll man spurn und Sterchen.

En los grabados de la época siempre aparece la figura del demonio cuidando el fuego del pecado donde se calientan los bastoncillos que habían de abrir los abanillos de las gorgueras. la iglesia siempre condenó esta práctica tan vanidosa del vestir.

Adriana van Neesse. Salomon Mesdacht. 1611. Museo de Bellas artes de Valenciennes.

Antoon Claeissens. Family saying grace. 1585.

En este cuadro se observa el uso de la gorguera por todos los miembros de la familia incluidos los niños pequeños, destaca el color negro predominante en los vestidos, el tocado de las mujeres y los pliegues del mantel y del delantal de la criada hecho que demuestra que se habían planchado en la prensa.

Jacob Willemsz Delff. 1550-1601. Niño con perro.

De este incómodo cuello no se libraron los niños y las pinturas de la época lo acreditan.El vestuario infantil era una reproducción fiel del vestuario de los adultos, una copia de los vestidos de sus padres y este modelo perduró a lo largo de los siglos; en el siglo XVII empieza tímidamente a evolucionar la moda infantil pero no será hasta el siglo XX que cambiará radicalmente dando paso a la libertad de movimiento.